Estás disfrutando de unos largos muy ricos cuando de repente… ¡sucede algo imprevisto! Pues bien, que no te pille desprevenido, en roca tenemos que estar preparados para lo que nos pueda pasar. ¿Que donde tendría que haber un parabolt queda solo el tornillo? ¿Que tienes que rapelar y tu compañero no tiene cordino? Escalador precavido vale por dos. Te contamos algunos trucos para aumentar tus recursos en pared.

Casi seguro que todo empezó así…

—¡¡Oye, José!!
—¡¡Dime!!
—¡¡Que el siguiente parabolt no tiene chapa!! Me cago en tooooo. ¿Qué hago?
—Aprieta el culo y sube hasta el siguiente, Pablo.
—¡Mierda! ¡Joder! ¡Claro, desde esa repisa al solete qué fácil es decirlo!
—Venga, no me llores, que la birra la pago yo luego.
—¡¡Vale, al loro que voy!!
—¡¡Dale duro, mostri!!

Y ahora entramos nosotros a salvar el culo a José y a Pablo. Bueno, salvarles el culo quizás suene demasiado presuntuoso, pero sí vamos a compartir con vosotros y vosotras unos cuantos trucos que pueden sacaros de algún que otro apuro en vías de varios largos.

No obstante, y antes de empezar con el recetario, sí que nos gustaría preveniros del uso de estos consejos. Primero, porque no dejan de ser trucos de fortuna y, segundo, porque, sacando la mala suerte de la ecuación, muchas veces nos toca usar estas habilidades por una falta de planificación o por obviar ciertos peligros objetivos y subjetivos. Dicho esto, vamos con nuestros 10 trucos para la escalada en pared:

Cordino del 7 para la magnesera
Llevar las cintas largas recogidas
Llevar los cordinos recogidos
Empotradores como puentes de roca
Empotradores y parabolts sin chapa
Goma elástica para los pies de gato
Portamaterial en bandolera para el segundo de cordada
La magnesera como el bolsillo de Doraemon
Mosquetones del mismo color que el friend
Llevar los friends grandes plegados

El autor del artículo pone a prueba su repertorio de trucos en pared en el Morro de Toix (Alicante). ©Clownclimbing

Cordino del 7 para la magnesera

Las magneseras nos pueden ser muy útiles en más ocasiones de las que imaginas. Yo soy un fiel seguidor de este artilugio y le doy bastantes usos. El primero que defiendo como perro guardián es… ¡quitar la cinta que va a la cintura y hacerme un cinturón! Así es. ¿Y qué hago uso para colgármela? Pues un pedazo de invento: un cordino de 7 mm de metro y medio. ¿Por qué? Pues bien, ya me ha pasado alguna vez ir a rapelar y descubrir que me falta el cordino para el machard. De esta manera llevo siempre uno de repuesto que además puede valernos para alargar un seguro, un puente de roca, lacear algún árbol… En fin, que vale para un roto y para un descosido. Lo uso más de lo que parece y la gente a la que se lo he contado le ha sacado partido.

Cambio de la cinta de una magnesera por un versátil cordino del 7.
Cambio de la cinta de una magnesera por un versátil cordino del 7.

Llevar las cintas largas recogidas

En este tipo de vías llevamos bastante material y es interesante llevarlo lo más recogido posible. Las cintas exprés que usamos además son más largas que las de deportiva y pueden ser algo incómodas al escalar (se pueden enganchar, impiden ver todo el material de manera clara, etcétera). Así que recogerlas con un sistema que nos permita, además, usarlas en varias medidas mooola.

Este sistema que proponemos para recoger las cintas largas permite desplegarlas de forma cómoda, rápida y con una sola mano.
Este sistema que proponemos para recoger las cintas largas permite desplegarlas de forma cómoda, rápida y con una sola mano.

Llevar los cordinos recogidos

Con los cordinos pasa lo mismo que con las cintas. Aquí hay muchas preferencias y seguro que todas son válidas, no hay una mejor que otra, tan solo es cuestión de acostumbrarse a un método. Esta es nuestra propuesta: llevarlos lo que se denomina como “enchorizados” (término no homologado aún por la UIAA).

Sistema de cordino “enchorizado” (término pendiente de homologación UIAA).
Sistema de cordino “enchorizado” (término pendiente de homologación UIAA).

Empotradores como puentes de roca

Los empotradores, aparte de para lo que fueron diseñados, nos pueden servir para otras cosas. Una de ellas es utilizarlo para lazar puentes de roca. El cable, al ser rígido, es fácil de introducir en los agujeros para después mosquetonear los dos extremos. Se trata de un seguro improvisado que podemos emplear cuando hemos usado hasta los cordones de los gatos para meter protecciones.

Cómo lazar un puente de roca con un empotrador de cable (fotos 2 y 3).
Cómo lazar un puente de roca con un empotrador de cable (fotos 2 y 3).

Empotradores y parabolts sin chapa

¿No os a pasado alguna vez que habéis subido por una vía equipada pero que faltaban chapas (solo estaba el espárrago del parabolt como testigo de lo que hubo y ya no hay)? Creo que hablo por todos cuando digo que sí. Si os vuelve a pasar no está de más conocer este pequeño truquillo: colocar un empotrador y añadir una tuerca que llevemos en la magnesera (esa gran aliada, como ya hemos comentado).

Primero cogemos el empotrador y desplazamos la cabeza del mismo introduciendo el bucle del cable en el espárrago, después ajustamos la cabeza para fijarlo y, por último, colocamos la tuerca. Ya podemos mosquetonear el cable y seguir escalando confiando en encontrar completo el próximo seguro.

¿Qué hacer si encontramos un parabolt sin chapa?
¿Qué hacer si encontramos un parabolt sin chapa?

Goma elástica para los pies de gato

¡Y el gustito que da quitarse los gatos en una reunión después de llevar los dedos dados la vuelta! Pues sí, hay pocos placeres como ese. Pero esa sensación se puede volver antagónica cuando, de repente, la cuerda pasa por encima de los gatos (que hábilmente habías convertido en chanclas) y se te cae uno por la pared. Bueno, pues la solución está en las mercerías de toda la vida: una goma elástica y las tancas de alguna chupa vieja. Tranquilos, que os ofrecemos un croquis para confeccionarlo con máximo detalle.

Un sencillo cordón elástico con una tanca puede ser la diferencia entre acabar una vía con una sonrisa en la boca o... ¡descalzo!
Un sencillo cordón elástico con una tanca puede ser la diferencia entre acabar una vía con una sonrisa en la boca o... ¡descalzo!

Portamaterial en bandolera para el segundo de cordada

A mí no me gusta la bandolera para escalar de primero en una vía de varios largos, pero sí he probado con mis compis a que lo lleve el segundo de cordada y es ahí donde le he encontrado mucha utilidad, porque en ella se recoge todo el material que se recupera y, al colgar después todo el manojo en la R, nos permite ser más ágiles en el intercambio de cacharrería. Prueba antes si esta estrategia os va bien a tu compañero y a ti, conozco cordadas que no se apañan así.

La magnesera como el bolsillo de Doraemon

Cuando hago vías de más de un largo me gusta saber si voy a necesitar muchos gadgets o pocos, lo que se traduce en ir más cargado o ir ultralight (ahora tan de moda). De acuerdo, si la opción B es la elegida (porque se trata de una vía corta, por ejemplo), me gusta llevar todo en el arnés y prescindir de la mochila. Y lo que nos va a servir para guardar cosas es… ¡la magnesera! (otra vez). Las hay un pelín más grandes con cremallera, donde meteremos el teléfono, la barrita energética, algún gel chupinazo… Es una idea.

Mosquetones del mismo color que el friend

Como ya hemos mencionado en algún otro truco, las vías largas requieren de más material y, a veces, cuesta ver lo que necesitamos en cada momento entre esa maraña de metal y tela. Aparte del orden que cada cual crea conveniente, si ponemos a cada friend un mosquetón del mismo color, nos costará menos localizarlos. Rizaremos el rizo si, además, en los friends pequeños colocamos mosquetones más pequeños.

Pon un mosquetón del mismo color que el friend y ganarás un tiempo precioso a la hora de elegir la pieza.
Pon un mosquetón del mismo color que el friend y ganarás un tiempo precioso a la hora de elegir la pieza.
Plegado rústico de las levas de un friend de talla grande mediante un palito.
Plegado rústico de las levas de un friend de talla grande mediante un palito.

Llevar los friends grandes plegados

Los nuevos friends de Black Diamond (Camalot C4) de tallas grandes han incorporado un sistema para que las levas vayan plegadas y ocupen menos en el arnés. Si los Reyes Magos pasaron de largo estas últimas Navidades y no los tienes, vamos a recurrir al niño del anuncio y gritemos al unísono: “¡Un paloooo!”. Tan fácil como esto: coger un palo finito que sea del ancho del friend e introducirlo a través de los agujeros de las levas (con el friend comprimido).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí