¿Ha llegado la hora de cambiar tu viejo cacharro para asegurar? ¿Sí? Pues te podemos ayudar en la elección. Hace poco estuvimos trasteando en Sputnik con 12 modelos que se encuentran en el mercado y obtuvimos interesantes conclusiones.

La aparición del Grigri de Petzl en 1991 supuso un gran cambio en la forma de asegurar con cuerda simple. El invento abrió el melón y muchos fabricantes se lanzaron al diseño y comercialización de sus dispositivos semiautomáticos. Actualmente encontramos en el mercado una veintena escasa de este tipo de frenos. Los hay con palanca, con mecanismo “antipánico”, para zurdos, para diestros, para ambos…

Precisamente una de nuestras Pills de hace unos meses la dedicamos a probar todos los frenos semiautomáticos que conseguimos (doce). Además, aprovechamos para hacer una formación interna de los técnicos de Sputnik con toda la cacharrería. Tanto el monográfico como la formación se convirtió en un interesante banco de pruebas ya que los frenos fueron pasando de mano en mano y se utilizaron tanto por principiantes como por escaladores experimentados, lo que aportó interesantes conclusiones acerca de la manejabilidad, su uso intuitivo, la capacidad de frenado… ¡Nos convertimos en unos auténticos crash tests dummies!

Para empezar, los hemos dividido en dos grupos que nos hemos inventado: los manuales, que no tienen ningún sistema de palancas, y los mecánicos.

Manuales

Lo simple está de moda. Dispositivos semiautomáticos muy sencillos de usar, con un paso de la cuerda bastante intuitivo y en los que la acción de dar y recoger cuerda con fluidez no presenta demasiada dificultad ni requiere mucha experiencia. “Dinamizan” (frenado progresivo) bastante más que los mecánicos, puesto que hasta que bloquean por completo dejan correr la cuerda un poco. Es imprescindible que te habitúes a su manejo y a cómo es su respuesta en las caídas y en las maniobras. Otra ventaja es que funcionan exactamente igual para diestros que para zurdos, cosa que no ocurre con todos los dispositivos mecánicos. Y, como remate, al no tener poleas, muelles, palancas o condensadores de fluzo, su mantenimiento y revisión por desgaste es bastante simple.

Básicamente, el sistema de frenado de casi todos esos aparatos se basa en el mismo principio, y el método para proporcionar cuerda o recogerla es muy similar. Funcionan por estrangulamiento y, debido al diseño, la cuerda se bloquea en el chisme de manera “automática”. El dedo pulgar juega un papel importante, ya que, casi siempre, es el encargado del desbloqueo del dispositivo y además facilita dar cuerda rápido cuando hay un chapaje complejo. El mosquetón es la pieza que sufre el desgaste; hay que vigilarlo y reemplazarlo cuando toque. Los fabricantes recomiendan mosquetones concretos, hazles caso; si es unidireccional evitaremos posiciones inadecuadas y peligrosas.

Mecánicos

En este apartado metemos a todos aquello chismes que tienen algún tipo de mecanismo tipo levas móviles, roldanas, etcétera. Aunque el Grigri es el más extendido y el que todos conocemos, el resto de marcas se ha puesto las pilas y ofrece un amplio abanico de productos. Con un funcionamiento muy similar de bloqueo y descenso, algunos modelos ofrecen extras como sistemas antipánico, diseños que previenen errores, diferentes modos para el paso de cuerda y favorecer las maniobras, etcétera.

La palanca que todos incorporan para desbloquear la leva permite descender al compañero de manera suave y progresiva. Suelen ser dispositivos pensados para diestros en su mayoría.

A veces su diseño complejo y sofisticado trasmite una falsa sensación de seguridad. Nunca nos olvidemos de que se trata de dispositivos semiautomáticos que requieren de nuestra plena atención.

¡IMPORTANTE!

Antes de que te leas los secretos jamás contados de estos chismes, presta atención un segundo a estas normas generales:

  1. Cuando asegures, tienes que estar al 100 por cien con tu compi. Es tu responsabilidad desde que despega los pies del suelo hasta que los pone de nuevo tras el descenso.
  2. Por mucha palanca y microchips que tenga tu dispositivo, nunca sueltes la cuerda inactiva (el nombre “semiautomático asistidos” es por algo. ¡La manitaaaa!
  3. Anticípate a los movimientos para dar cuerda, recoger o “dinamizar”.
  4. Lee las instrucciones de uso del chisme. Algunos fabricantes incluso te dirán el número de horas de práctica que tienes que invertir para dominarlo. Cuando tú y el chisme seáis uno, alcanzarás el Nirvana.
  5. Haz un check partner de manual, protocolízalo y conviértelo en algo sistemático.
  6. Disfruta siempre.

Climbing Technology CLICK UP

Su forma compacta y sus protecciones de plástico lo hacen agradable y cómodo en el manejo. Dentro de su simpleza tiene algunas cosas que lo hacen menos fácil de manejar, como el doble ojal en el que se aloja la cuerda cuando hay una caída. Devolverlo a su posición para dar cuerda requiere práctica. Climbing Technology te aconseja el uso de su mosquetón Concept SGL HC con un sistema anti-desgaste, pero en realidad funciona bien con cualquier mosquetón HMS.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,6 a 10,5 mm
  • ¿Fácil de usar?: sí, pero requiere algo de práctica para el desbloqueo
  • Zurdo o diestro: ambos
  • Peso: 115 g
  • Precio: entre 65 y 75€
  • Qué nos ha gustado: cómodo de agarrar
  • Extra: se vende con un mosquetón específico. Tiene versión para doble cuerda

 

Mammut SMART 2.0

Versión renovada con mejoras en el agarre y el confort. Su diseño ha tenido en cuenta una zona destinada a alojar el dedo pulgar, lo que facilita enormemente su manejo. Aparte, puedes comprar un accesorio para que lo puedan usar los más noveles. Se maniobra con facilidad y es de los más ligeros.

  • Diámetro de cuerdas que admite: 8,7-10,5 mm
  • ¿Fácil de usar?: sí, muy rápido e intuitivo
  • Zurdo o diestro: ambos
  • Peso: 80 g
  • Precio: entre 40 y 60€ (con mosquetón)
  • Qué nos ha gustado: manejo sencillo, ligero y económico
  • Extra: accesorio para principiantes y mosquetón específico. Existe versión para doble cuerda

Austrialpin FISH

Aunque lo hemos incluido en nuestra categoría de “manuales”, dispone de una palanca para el desbloqueo, lo que resulta muy cómodo para el descenso. Cuenta con un diseño original. La marca te recomienda un mosquetón concreto, para que no haya fallo.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8 a 11 mm
  • ¿Fácil de usar?:
  • Zurdo o diestro: Ambos
  • Peso: 156 g
  • Precio: entre 60 y 70€ (con mosquetón)
  • Qué nos ha gustado: muy cómodo y la palanca hace que bascule muy bien
  • Extra: se vende un mosquetón específico

 

Edelrid JUL 2

Sin duda es el chisme de asegurar de diseño más sencillo e innovador. Es muy ergonómico y fácil de manejar, aunque un pelín agresivo con la cuerda. Existen varias versiones para doble cuerda.

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8 a 11 mm
  • ¿Fácil de usar?:
  • Zurdo o Diestro: ambos
  • Peso: 85 g
  • Precio: entre 60 y 70 €
  • Ergonomía: simple y muy ligero
  • Extra: disponible versión para doble cuerda

Black Diamond PILOT

Se trata de una cesta minimalista pero ergonómica. Intuitiva de utilizar. Su diseño nos ha gustado mucho, ya que permite dar y recoger cuerda de forma fácil y rápida.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,7 a 10,5 mm
  • ¿Fácil de usar?:
  • Zurdo o diestro: ambos
  • Peso: 86 g
  • Precio: aproximadamente 40 €
  • Qué nos ha gustado: muy cómodo y ergonómico

 

Petzl GRIGRI

Última versión del conocido Grigri. Como siempre, haciendo gala de innovación, la marca francesa mejora la sensibilidad en la bajada y añade dispositivo antipánico y una lámina especial para evitar desgaste en la zona de fricción.

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,5 a 11 mm
  • ¿Fácil de usar?: no del todo, requiere aprendizaje
  • Zurdo o diestro: diestro
  • Peso: 200 g
  • Precio: entre 80 y 90 €
  • Qué nos ha gustado: esta nueva versión hereda todas las prestaciones de sus hermanos mayores y promete ser más resistente al desgaste

Wild Country REVO BELAY DEVICE

Sin lugar a dudas se trata de uno de los aparatos más originales. Posee una roldana en su interior que no entorpece el movimiento de la cuerda. Cuando se conoce bien el aparato, es muy seguro ya que funciona en los dos sentidos. Importante leer las instrucciones. Se trata de una cesta con un mecanismo de seguridad que acaba bloqueando; es decir, no bloquea en el momento que tú quieras, sino que detiene la cuerda cuando la roldana gira a velocidad considerable (caso de emergencia). Es necesario un aprendizaje previo.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8 a 11 mm
  • ¿Fácil de usar?: es necesario entender el funcionamiento y las limitaciones del sistema
  • Zurdo o diestro: ambos
  • Peso: 245 g
  • Precio: unos 110 €
  • Qué nos ha gustado: la facilidad para manejar la cuerda y que el sistema responde independientemente del sentido de la cuerda.
  • ADVERTENCIA: NO podemos considerarlo un freno semiautomático, más bien como una cesta que incorpora frenado de emergencia
  • Extra: se vende un mosquetón específico

 

Edelrid EDDY

El Eddy es el único de escalar chismes que cuenta con homologación para escalar y para trabajos verticales, lo que significa que, además de cumplir con los requisitos de seguridad exigidos, es resistente . Puede manejarse con ambas manos para asegurar aunque en el descenso los diestros se sentirán más cómodos. Resulta un poco más pesado que la media y la cuerda se coloca de forma distinta a otros aseguradores. Sistema antipánico muy sensible.

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 9 a 11 mm
  • ¿Fácil de usar?: Sí, pero hay que tener bien en cuenta que la cuerda se coloca al revés que el resto de los dispositivos
  • ¿Zurdo o diestro?: ambos para el ascenso y diestro para el descenso
  • Peso: 350 g
  • Precio: unos 120 €
  • Qué nos ha gustado: cuenta con verdadero antipánico y es fácil de manejar
  • Extra: homologado para trabajos verticales

 

Camp MATIK

Se trata de un “grigri” estilizado. Bueno, y algo más. Tiene sistema antipánico y la frenada es dinámica debido a la geometría de su leva y al sistema de frenado. Sensible pero útil y seguro. Aunque cuesta un poco pillarle el rollo, es una buena alternativa. Se ensucia poco y no se calienta tanto, por lo que nos va a durar más. Puede manejarse con ambas manos para asegurar aunque el descenso está ideado para diestros.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,6 a 10,2 mm
  • ¿Fácil de usar?: Sí, aunque requiere entender cómo funciona
  • Zurdo o diestro: ambos para el ascenso y diestro para el descenso
  • Peso: 276 g
  • Precio: entre 80 y 100 €
  • Qué nos ha gustado: diseño sencillo

Mad Rock LIFEGUARD

Bonito aparato compacto que se maneja como una cesta aunque se encuentre en el grupo de los “mecánicos”. La cuerda se puede manejar con ambas manos aunque en el descenso mejor usar la derecha. Debido a la dureza de la leva no es el freno ideal para ensayar vías. Muy sensible; requiere adiestramiento.

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,9 a 11 mm
  • ¿Fácil de usar?: no del todo, la leva es muy sensible
  • Zurdo o diestro: ambos para el ascenso y diestro para el descenso
  • Peso: 146 g
  • Precio: entre 65 y 75 €
  • Qué nos ha gustado: pequeñito y robusto

 

Trango VERGO

Versión actualizada del conocido Cinch. Es un aparato muy apreciado cuando es necesario dar cuerda a toda velocidad. En el cuerpo del chisme encontramos un ”botón” que nos indica dónde colocar el dedo pulgar para un manejo correcto (y sencillo). Resulta intuitivo y permite un aprendizaje rápido.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,9 a 10,7 mm
  • ¿Fácil de usar?:
  • Zurdo o diestro: diestro
  • Peso: 195 g
  • Precio: unos 100 €
  • Qué nos ha gustado: con el pulgar en su sitio preciso (indicado) el manejo resulta muy sencillo

 

Beal BIRDIE

El fabricante francés (muy conocido por sus excelentes cuerdas), ha basado el diseño de su freno en el cariño hacia la cuerda, depurando mucho su diseño para garantizar durabilidad. Estiloso y fabricado con buenos materiales. Lo encontraremos en distintos colores.

 

  • Diámetro de cuerdas que admite: de 8,5 a 10,5 mm
  • ¿Fácil de usar?: no del todo. La cuerda se sale de la acanaladura si no has practicado lo suficiente.
  • Zurdo o diestro: ambos para el ascenso y diestro para el descenso
  • Peso: 210 g
  • Precio: entre 45 y 55 €
  • Qué nos ha gustado: volumen reducido y el mimo que tiene hacia las cuerdas

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí