El Cohete ha despegado

Hace poco más de tres años nuestra fiesta de inauguración fue tan bestia y divertida que, como siempre pasa en los mejores saraos, acabaron entrando unos señores de uniforme que no estaban invitados. Llevábamos tres horas abiertos y ya se nos había ido de las manos. Solo era el principio pero fue suficiente para entender que por Sputnik iba a deambular mucha gente de la que aprender y que iban a ocurrir cosas extraordinarias todos los días.

Y así ha sido. Tal cual.

Parte de nuestra rutina diaria consiste en exprimir neuronas, inventar, intentar, fallar, empezar de nuevo… Trabajamos para construir y también para mejorar lo que ya hemos construido. Sputnik, además de centro de escalada, se ha convertido en la sede de un proceso creativo y de continuo aprendizaje en el que están implicados tanto el equipo como amigos, socios habituales, visitantes esporádicos… Lo llamamos “la familia Sputnik”. Nos retroalimentamos de estímulos, internos y externos, y emprendemos iniciativas, procesos que aportan experiencia y conocimiento.

¿No sería bonito compartir lo que está ocurriendo? ¿Y canalizar toda esta energía en forma de publicación?, comenta algún loco entusiasta. ¿Y tener un punto de encuentro permanente con la familia Sputnik? La propuesta se lanza y hacer eso en este lugar es como tirar una bomba incendiaria en el cráter de un volcán en erupción. BUM

Decidido: tenemos que contarlo.

Hay que encontrar un nombre molón. ¡Sputnik Magazine! ¡La Revista de Sputnik! ¡Noticias de Sputnik!… ¿Y EL COHETE? El Cohete suena muy bien. ¿No os gusta? Cohete. El Cohete. CO HE TE. Cohete es el logo de Sputnik, muchos llamamos así al roco y –las cosas como son– a partir de las dos de la mañana nadie es capaz de pronunciar es-put-nik con una dicción medianamente correcta.

El Cohete es ya una realidad.

Y lo concebimos como un espacio plural y diverso donde crear, inspirarse e inspirar. Un lugar para generar ideas, compartir y mostrar los caminos que nos han llevado a algún sitio, o a ninguno. Eso es lo de menos.

Bienvenidos a bordo. Este viaje va a ser la hostia.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí